LOS DIOSES PÚNICOS_EL CICLO DE LA SACERDOTISA_LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

Nuevo Contador de Visitas puesto a Cero el 7 de marzo de 2007:

 

LOS DIOSES PÚNICOS

 

 

EL CÍRCULO DE LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

CUARTO LIBRO

ciclo de la sacerdotisa

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kababelan  marzo 2007

 

 

Esta página está dedicada a Clara Tahoces, que escribió uno de sus bellos cuentos cuando visitó el antiguo  y olvidado santuario de Tanit en la isla de Ibiza durante el año 1999.  Gracias Clara, por recordar a la Diosa, cuya memoria y faz se perdieron tras un velo de milenaria niebla. Sólo ha permanecido de Ella el eco lejano  y algunos viejos cultos roméricos, que son las últimas gotas de lo que fue una caudalosa y hermosa fuente.

 

 

 

 

Tanit llevaba una única trenza ese día. Una larga trenza de pelo rojizo que le daba un aspecto algo aniñado. Aunque  mantenía su mirada profunda y misteriosa que transportaba a épocas remotas.

- Tu nombre es el mismo que el de una antigua diosa púnica (1). -le aseguré en aquella ocasión a mi enigmática amiga, pues hacía tiempo que quería indagar en esa curiosa coincidencia.

La afirmación en realidad era una pregunta tácita sobre el motivo de llamarse así.

- Lo es ... sí,-repuso con naturalidad-, aunque el nombre de Tanit ya existía antes de la fundación de Cartago en la costa de Túnez (2).

Me sorprendió y desconcertó su respuesta, pues entonces aún pensaba con ignorancia que esa diosa fue un culto exclusivo y original de dicha antigua y desaparecida ciudad, una diosa que había surgido y existido tan sólo dentro de la cultura púnica varios siglos antes de la Era cristiana. Por eso repuse con extrañeza:

- Pero Tanit fue una de las  divinidades principales de los antiguos cartagineses y su diosa más importante. No sabía que recibiera culto alguno en época previa a la fundación de Cartago.

Ella continuó impertérrita y con una deliciosa y suave sonrisa dijo:

- Antes de que naciera la civilización cartaginesa ya preexistía el culto a la diosa Tanit en las tierras meridionales que bordean el Mediterráneo occidental. Cuando Cartago se fundó  ésta ciudad adoptó el nombre de esa diosa regional, pues encontraron en ella semejanzas con Astarté, la diosa fenicia a la que sus padres y antepasados previamente habían rendido culto en la tierra de Canaan (el Líbano).

Me complacía escucharla, pero intenté rebatirla argumentando ...

- Cartago tuvo su origen en una migración fenicia hacia occidente. Fundaron una nueva ciudad o colonia en Túnez (Tunisia) en torno al siglo IX antes de Cristo, la cual prosperó tanto que llegó a ser casi un imperio. Cuando Tiro, la principal ciudad y capital de los fenicios, fue sometida y cayó en manos del gran Alejandro todas las colonias fenicias del Mediterráneo pasaron a ser tuteladas y a depender de Cartago. Y allí donde los fenicios-cartagineses llegaron y comerciaron, colonizaron o conquistaron nuevas tierras extendieron el culto a sus divinidades, entre las que destacó Tanit. No sé como puedes decir que ya existía antes esa diosa propia de Cartago. -recité sintetizando el recuerdo de mis lecturas.

- Todo eso es lo que cuenta la historia oficial o lo que se cree popular y equivocadamente. -me rebatió-  Los que fundaron Cartago trajeron a su oriental diosa Astarté, pero Tanit ya era venerada en las tierras norteafricanas mucho antes de la llegada de los fenicios.

- Sin embargo fueron esos fenicios los que levantaron templos y crearon muchos santuarios donde rendir culto a Tanit, aunque por desgracia desaparecieran paulatinamente tras la derrota final de Cartago y la llegada de los romanos . -aduje pretendiendo contradecirla.

- Los fenicios levantaron nuevos templos a sus dioses orientales importados, como Melkart, ,Baal-Hammon, Bes ... pero Tanit ... preexistía. Muchos santuarios de esta diosa eran anteriores a los cartagineses y estos únicamente continuaron y renovaron el culto, integrándolo en el panteón y ritos de sus divinidades traídas de Oriente Próximo, sustituyendo a Astarté y emparejando a esta occidental divinidad femenina que ahora asumían con su viejo dios guerrero y solar, Baal.

- Pero no hay adoración a esa diosa fuera del ámbito de la cultura púnica.

-La hubo y mucho, aunque no haya quedado testimonio escrito.

- Tanit era la diosa del amor y de la belleza, como lo eran Afrodita y Venus. -declaré.

- También era la diosa de la alegría, la fertilidad y la regeneración, atributos que la hacían similar a Astarté, Astorat, Asherah, Inanna o Isis. -dijo ella, omitiendo que también tenía su lado oscuro como diosa de la guerra o la muerte e iniciático como diosa de las serpientes, y agregó- En el sur de las penínsulas íbera e itálica, en las islas del mediterráneo occidental y desde Túnez hasta las columnas de Melkart (columnas de Hércules) en el estrecho de Gibraltar ya se la adoraba muchos siglos antes de la fundación de Cartago. Como los historiadores no conocen aún todos los secretos de las viejas lenguas son incapaces de reconocer a la diosa de los tiempos pretéritos (3).

- ¿Y quién le rendía culto en esa época tan antigua?

- Una civilización que existió en torno a las columnas de Melkart (estrecho de Gibraltar), en las costas meridionales de Iberia y el norte de África, y cuya influencia se extendió por todo el Mediterráneo llegando hasta la misma Grecia.

- ¿Que civilización fue esa? ¿Te refieres a la que los historiadores denominan Tartessos?

- Me refiero a esa Tartessos descubierta por los arqueólogos y también a otra Tartessos anterior que yace bajo el mar, y que a su vez fue heredera de un mundo antaño también desaparecido bajo las aguas. -explicó con un tono de voz entre melancólico y enigmático.

- ¿Te refieres a la Atlántida?

- El nombre importa poco. Sólo quiero que sepas que la civilización humana en este mundo es mucho más vieja de lo que se enseña en los libros.

- ¿Y porqué llevas tú el nombre de Tanit? -insistí.

- Alguien me lo puso hace mucho tiempo ... en honor a esa antigua diosa, pues decían que mi personalidad era semejante a la de Ella.

- ¿Te dieron ese nombre en una vida pasada tuya y además siendo ya adulta? 

- Claro. Es un nombre otorgado tras mi iniciación en los secretos de la Diosa. Fue en una vida muy lejana, pero cuya memoria permanece aún en mi tan fresca como si hubiera transcurrido ayer mismo.

- No conozco a nadie más que lleve tu nombre (4). Durante siglos la gente ha llevado el nombre de santos, vírgenes cristianas o personajes bíblicos.  Usamos viejos nombres de  pueblos cristianizados o nombres creados por la cultura cristiana (no confundir santa Tania con Tanit, como tampoco santa Brígida con Brigid), e incluso algunos  de origen judío. Nombres de nueva creación hay pocos. Es curioso como los nombres sobreviven durante siglos y milenios.

- Los nombres forman parte de la expresión de una cultura y permanecen mientras pervive esa cultura y sus valores. Cuando cambian los nombres cambia la cultura.

- ¿Y no será al revés?

- Que más da. ¿Acaso fue antes la gallina que el huevo, o el huevo que la gallina?

- Pero tú has mantenido tu nombre desde una cultura anterior, mucho tiempo ya desparecida.

- Yo no pertenezco al tiempo.

- Todos pertenecemos al tiempo, sin tiempo no podríamos existir.

Tanit se rió y aclaró:

- Quiero decir que no pertenezco a este tiempo, a este tiempo que tú conoces, el tiempo de tu cultura.

- ¿Dices eso porque recuerdas tus vidas anteriores?

- Digo eso porque soy una con todas mis vidas. No son vidas olvidadas en la profundidad de mi subconsciente, al otro lado de un muro infranqueable de memoria perdida, al que sólo mediante técnicas de hipnosis profunda se puede levemente acceder...Todas mis vidas y yo somos una. No hay memoria olvidada, pues mi  memoria es una. Por eso uso este nombre desde hace muchos siglos.

- Pero no has tenido siempre el mismo cuerpo. Has muerto y has vuelto a nacer.

- Sí, hasta que llegó un día en el que mi memoria ya no se perdió más. Tras mi último nacimiento en la carne recuperé pronto mis milenarios recuerdos y cuando cumplí veinte años rememoraba con claridad más de veinte vidas. Ahora recuerdo muchas más, las recuerdo ... todas.

Arrebatado por la morbosa curiosidad tintada de escepticismo, defecto o virtud imposible aún de erradicar de mi mente racional, pregunté:

- ¿Hasta cuando puedes sondear en tu memoria? ¿Donde está el origen de todo? ¿Donde se encuentra el principio de tu ser?

Tanit sonrió levemente y guardó un instante de silencio.  Brillaron sus celestes ojos, acarició su rostro una fresca brisa, y ella acercó lentamente su dedo índice a mis labios para sellarlos y dijo:

- Cariño, te quiero muchísimo, ... pero aún no estás preparado.

- ¿Para qué? -murmuré besando la yema de su dedo.

- Para llegar hasta el origen.

Y dicho esto depositó sus cálidos labios en mi boca. Era evidente que se habían agotado sus ganas de hablar. O tal vez pretendía mantener aún más un suspense que alimentara mi interés. O quizá simplemente no tenía deseos de satisfacer la curiosidad de mi razón.

 

 

 

Tetradracma de oro de exquisita belleza con efigie y símbolo de Tanit.

 

Petroglifos milenarios con el símbolo de Tanit.

Busto atribuido a Tanit.

Mosaico con el símbolo de Tanit

Suma sacerdotisa o la propia Tanit en la cultura íbera.

Otro acuñación de tetradracma con los símbolos de la diosa.

 

 

 

El símbolo esquemático y universal de Tanit

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Representación teatral actual realizada en la ciudad de Cartagena (España) año 2002 y titulada El Oráculo de Tanit.

 

 

LOS DIOSES PÚNICOS

ANEXO DIOSES PÚNICOS

LA SACERDOTISA DE TANIT

LA SACERDOTISA DE TANIT (2)

TANIT Y LA CULTURA PÚNICA

El Portal de Tanit

 

 

 

 

 

WEB DE LAS GUARDIANAS

WEB DE LA DIOSA

 

 

La yegua y la palmera, dos de los símbolos principales de Tanit.

Efigies rituales para ceremonias de Tanit . 

 

 

 

En el Otro Mundo, en el Mundo Interno Oscuro, la guerrera se enfrenta con los monstruos o demonios interiores, para someterlos a la voluntad suprema de su Señora. Aquí se convierte en la guerrera de la luz oscura, la que viaja al Inframundo o Infierno, para morir o renacer victoriosa como Hija de la Luz.

La denominada Dama de Elche (lugar de su descubrimiento) no es más que el busto de una sacerdotisa de Tanit o quizá la representación de la misma milenaria diosa Tanit. Estas efigies fueron ceremoniales y su uso principal era la realización de un ritual.

 

 

 

 

El milenario y misterioso velo tras el que permanece oculta la Diosa a los ojos ciegos de esta humanidad.

Kababelan, 27 de enero 2006

Sigue en 

La Sacerdotisa de Tanit I

La Sacerdotisa de Tanit II

Anexos Dioses Púnicos

Tanit y la cultura púnica

Tanit Phoenix

Galería de las sacerdotisas

 

Febrero 2006. Denia Púnika. Tras el horizonte, no muy lejos, se halla Ibiza. En esta costa íbera se levantó hace milenios uno de los grandes templos donde se veneraba a la diosa Tanit. Después de la conquista romana la antigua diosa del mar y la naturaleza fue sustituida aquí por Diana (en otros lugares fue reemplaza por las diosas Hera o Juno). Las divinidades del panteón romano fueron suplantando a Tanit allí donde llegaban las legiones victoriosas del nuevo imperio. Luego, siglos más tarde, santos y vírgenes cristianas sustituyeron a su vez a estas diosas y dioses paganos y reocuparon sus templos. Mas en el presente también el panteón cristiano (así como la visión trascendente de todos los credos patriarcales) se halla en decadencia y en trance de ser relevado ante un nuevo paradigma religioso. La Tierra se halla fuertemente agredida por la destructora civilización humana de la era moderna. Es necesario que surja una nueva forma de relacionarnos con el Mundo, que recobremos la conexión sagrada y transcendente, que nos permita entender bajo una nueva y renacida luz el Todo y el Uno. El espacio-tiempo en que habitamos es un programa biológico limitado. Si no comprendemos su sentido y significado la civilización humana se disolverá en la Nada. Mas la Vida es Infinita, Eterna y Ultradimensional.

Contador de Visitas a partir de 7 de marzo 2007 


Contador Gratis