LA SACERDOTISA DE TANIT_LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

LA SACERDOTISA DE TANIT

 

 

 

 

 

 

La sacerdotisa se oculta con el velo rojo de la iniciación sagrada. Su pura desnudez es ahora invisible a los ojos de los mortales.

 

El misterio permanece y nunca es borrado a pesar del paso de los siglos.

El misterio tiene sus raíces en nuestra propia mente, pues el ser humano es el mayor de todos los misterios .

La finalidad de toda búsqueda es encontrarse a uno mismo.

 

 

 

 

Author: Kababelan

enero 2006

EL CÍRCULO DE LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

CUARTO LIBRO: EL CICLO DE LA SACERDOTISA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las ruinas de una civilización perdida. La memoria olvidada y sepultada en los estratos profundos de nuestra mente, donde se hallan los cimientos inasequibles de la actual psique humana. Cada cultura destruida se encuentra en nuestro interior, escondida en una época intemporal, formando la sustancia intangible pero real del campo mental de la Tierra.

Una tarde posterior recuperé el tema de la diosa Tanit, cuyo nombre legendario había adoptado mi amiga, y planteé la siguiente pregunta:

- Dicen los historiadores que los antiguos cartagineses fueron sanguinarios adoradores de sus dioses a los que ofrecían la vida de niños recién nacidos y de inocentes infantes para propiciar sus favores.

Tanit se giró y me miró fijamente.

- Quienes afirman eso no vivieron en aquella época.

- Pero hay restos arqueológicos que lo avalan.

- Son falsas interpretaciones.

- Los historiadores antiguos ya lo aseguraban ...

- Los romanos. ¿Te refieres a los romanos? -me interrumpió.

- Esa civilización fue nefasta para el mundo antiguo. -continuó.

- Pero nuestra civilización occidental basa sus cimientos en ella. -aduje.

- Por desgracia. Tal vez por desgracia. ¿Como sería el mundo si nunca hubiera existido el poder de Roma?

Por un momento quedé desconcertado. Oír hablar así a Tanit me semejaba trasladarme en el tiempo hasta la lejana época en que púnicos y latinos (cartagineses y romanos) se disputaron el dominio del Mediterráneo occidental. ¿Se estaba identificando Tanit excesivamente con la cultura perdida de Cartago? ¿Tan sólo porque llevaba el nombre de una de sus diosas? ¿Puede influir el nombre en nuestra personalidad? ¿O tal vez Tanit sabía cosas, o las recordaba, de un tiempo pretérito que aún le hacían daño?

- Alguna de las vidas anteriores que recuerdas fue en Cartago ... ¿verdad?

- Bajo esa civilización nací tres veces, en las que dos fui mujer y una hombre.

- Había pensado que todas tus existencias fueron como mujer. No te imagino siendo hombre.

- Yo soy la suma de múltiples vidas, a veces de hombre y a veces de mujer, aunque reconozco que las femeninas son las que predominan en su gran mayoría.

- ¿Me puedes contar algo de esas tres vidas?

- La vida del hombre fue la de un soldado. Las mujeres en ambos casos fueron sacerdotisas.

- Y algún detalle ...

Tanit sonrió y dijo:

- El hombre combatió, como no, en los ejércitos cartagineses en las guerras contra los romanos. Nació en Túnez pero su vida trascurrió en las islas Baleares y en esta península, donde falleció tras las heridas de un combate. No tuvo hijos ni se casó y murió joven, más joven de lo que tú eres ahora.

- ¿Y las mujeres?

- Una de esas vidas fue larga, hasta llegar a la ancianidad. Por el contrario en la otra esa sacerdotisa tuvo un final trágico a manos de los romanos.

- ¿Que ocurrió?

- Prefiero no recordarlo ahora, porque fue muy doloroso.

- ¿Te conocí en esa vida?

- Claro, tú también fuiste un soldado cartaginés en una ocasión, en concreto ... en aquella misma vida de la que ahora hablamos.

- No lo recuerdo.

- Lo sé. Lo recordarás algún día. Estuvimos juntos y tú  ... sobreviviste muchos años tras mi muerte.

- ¿Como fue esa muerte? Aunque sientas aún dolor, quisiera saber algo más. Hace miles de años de eso, no comprendo como  la memoria de ese recuerdo puede  todavía marcar tu alma.

- Pues porque para mi es como si fuera ayer. Yo no vivo en el tiempo. Todas mis vidas son una.

- Pero eso pertenece al pasado.

- Yo no tengo pasado. Todo es presente para mi.

- Recordar vidas anteriores puede ser una carga si estas son dolorosas. -reconocí.

- Sí -sonrió con tristeza- Por eso es mejor que tú aún no recuerdes las tuyas.

- Por favor, te ruego me cuentes como fue esa vida que aún te afecta tanto, y como fue la relación que tuvimos. ¿Fuimos también amantes?

- Sí, también fuimos amantes ...

- Y ... ¿que pasó? -pregunté expectante- ¿Fue bello nuestro amor? ¿Que desencadenó la tragedia?

- Es doloroso recordar eso.

- Por favor.

- Tú y yo ... nos amamos mucho. Yo llegué a ser suma sacerdotisa de la diosa Tanit en un templo muy importante de esta tierra que pisamos. Tú eras un joven militar de alto rango, mi amante, y también protector del santuario de la diosa. Un día tuvimos una fuerte diferencia que rompió nuestra relación ... a pesar de nuestro amor. Te marchaste a la guerra y abandonaste el santuario. Cuando regresaste las tropas romanas y sus aliados habían  asediado la ciudad y tomado y profanado el templo de Tanit, que se hallaba en una colina extramuros. Yo no quise abandonarlo y los romanos me quitaron la vida. 

Guardé silencio mientras contemplaba sus ojos ahora húmedos y turbios, como un cielo gris cubierto por nubes.

- ¿Y que ocurrió conmigo?

- Cuando te llegó la noticia de que tropas romanas asediaban la ciudad volviste veloz cabalgando en las alas del viento, relevaste tu montura varias veces, adelantándote al escuadrón de caballería de tus hombres. Cuando llegaste al santuario violado sólo encontraste mi cadáver. Mi alma te contemplaba ya desde el otro lado. Vi tus lágrimas y tu corazón roto. Te seguí desde más allá de la carne hasta el último de tus días. En esa vida comenzó tu caída (en realidad Tanit debía haber dicho tu segunda caída). Antes habías sido iniciado, pero esa vida de soldado truncó tu trayectoria en el mundo del espíritu.

- ¿Que ocurrió conmigo tras tu muerte?

- Luchaste en muchas batallas y tomaste contacto por primera vez con la Fuerza Oscura (debía haber dicho de nuevo con la Fuerza Oscura).

- ¿Que es eso?

- Lo hemos hablado ya. El universo tiene luz y sombra. Una Fuerza Luminosa y otra Oscura. Las Dos constituyen el Cosmos (ver los primeros libros de las Guardianas ). 

- ¿Y me pasé al bando de esa Fuerza Oscura?

- Al principio sí ... pero luego ... en otras vidas ... luchaste contra la Oscura Fuerza y sus Seguidores. Aún hemos compartido otras existencias. -afirmó con un acuoso brillo en los ojos.

- Háblame más de esa Fuerza Oscura.

- La Fuerza Oscura es la Sombra de la Luz. Ambas tienen el mismo poder, pero debemos elegir el bando.

- ¿La Fuerza Oscura es la muerte?

- No. La vida y la muerte están ambas sujetas a esas Fuerzas.

- ¿Podríamos denominar entonces a esa Fuerza Tenebrosa como Luz Oscura? -inquirí, pues el tema me parecía confuso.

 

 

LOS DIOSES PÚNICOS

 

LA SACERDOTISA DE TANIT

LA SACERDOTISA DE TANIT (2)

 

TANIT Y LA CULTURA PÚNICA

 

 

 

WEB DE LAS GUARDIANAS

WEB DE LA DIOSA

 

El Portal de Tanit

 

 

 

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kababelan enero 2006

Contador de Visitas
Contador Gratis