LA SACERDOTISA DE TANIT (2)_LAS GUARDIANAS DEL GRIAL
 

 

 

 

 

 

 

 

LA SACERDOTISA DE TANIT (2)

 

 

 

 

La sacerdotisa se oculta con el velo rojo de la iniciación sagrada. Su pura desnudez es ahora invisible a los ojos de los mortales.

 

El misterio permanece y nunca es borrado a pesar del paso de los siglos.

El misterio tiene sus raíces en nuestra propia mente, pues el ser humano es el mayor de todos los misterios .

La finalidad de toda búsqueda es encontrarse a uno mismo.

 

 

Kababelan

enero 2006

EL CÍRCULO DE LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

CUARTO LIBRO: EL CICLO DE LA SACERDOTISA

 

 

 

 

 

 

 

Sus luminosos ojos me miraron desde la profundidad del enigmático lugar sin tiempo donde habitaba su alma. Durante un instante reinó el vacío del silencio y luego su voz vibró con suave armonía.

- La Luz Oscura es otra forma de Luz, pero también es Luz. -explicó Tanit- Luz Clara ... y Luz Oscura, como la luz del día y de la noche. Pero la Fuerza Oscura es un poder limitador, en ningún caso es luz.

- ¿Y en qué consiste entonces la Luz Oscura?

- Es la luz creadora que existe en la oscuridad. La noche como hermana del día. Pero no es el Mal. En cambio la Fuerza Oscura es un poder destructor que frena el flujo creador.

- Según relatan los historiadores griegos y romanos  parece ser que los cartagineses hacían sacrificios humanos y especialmente de niños. ¿Servían a la Fuerza Oscura? 

- Te lo he dicho antes, eso es lo que decían de ellos sus enemigos, con la intención de desprestigiarlos al igual que a sus dioses (1). La historia la escriben los vencedores y siempre a su manera para hacerse propaganda a sí mismos. En realidad fueron los romanos los que servían a la Fuerza Oscura.

- ¿Me explicas eso?

- Con el paso de los siglos Roma degeneró y sus virtudes y valores morales iniciales se pervirtieron muy pronto. Tras las guerras púnicas los romanos se lanzaron a una frenética carrera por conquistar el mundo. Fueron sometiendo a todos los pueblos, pero también quisieron someter el poder espiritual de las mujeres. Redujeron su vida a los asuntos domésticos, convirtieron a las sacerdotisas y vestales en meros objetos de decoración, prohibiendo a las mujeres ser mediadoras con los dioses.  Las sibilas fueron perseguidas y asesinadas, como lo fui yo también en esa vida que me has pedido te contara. 

(Más adelante descubrí que Tanit en aquella vida de sacerdotisa y sibila -ella era el oráculo de la diosa del mismo nombre- supo enseguida tras nuestra separación que el templo sería destruido, pero no  me envió mensajeros porque había decidido no abandonar el santuario y no deseaba que mi vida peligrara si acudía en su auxilio en una imposible defensa.)

- Siento habértelo hecho recordar.

- Después de Roma otras religiones y culturas continuaron con la oscura labor de someter el alma de las mujeres, casi hasta el tiempo presente.

- ¿Te refieres a las religiones patriarcales y monoteístas?

- Me refiero a todas las religiones que han desplazado a la Diosa y a sus sacerdotisas.

- ¿Y porqué sigues amándome después de tanto tiempo ... si te fallé?

Tanit sonrió.

- Por que no puedo dejar de hacerlo.-dijo seria.

- Pero el amor puede acabar ... en muchas ocasiones es así.

- No para mi.

- Tampoco yo creo que pudiera dejar de amarte ...

- En una vida humana la personalidad puede amar muchas veces a seres diferentes ... pero mi amor hacia ti no pertenece a ninguna personalidad humana.

- ¿Quieres decir que estamos unidos más allá del tiempo, ... que pertenecemos a una familia del alma como mencionó Lilith ... que nuestro amor es más amplio que cualquier existencia con principio y final?

Sin embargo Tanit me desconcertó con su respuesta. Seria repuso:

- En esta vida eres un hombre ... ¿ pero y en las otras?

- ¿Que ... insinuas?

- Pues que en muchas de tus pasadas existencias naciste como mujer. -dijo acompañando ahora sus palabras con una traviesa sonrisa.

- Pero siempre que nos hemos amado yo he sido hombre y tú mujer ... ¿no es así?

- Mi amor ... tú eres o fuiste también un guardián del círculo del grial. La esencia de tu alma es tan femenina como la mía. Perteneces ... o perteneciste al Círculo de las Guardianas y Guardianes. Por eso nuestra unión es ... eterna.

- Pero ese círculo ... somos muchos más que tú o yo. ¿Por qué estás tú ahora conmigo? Nuestra relación es especial ... ¿no es así?

- Cierto, de entre todas las guardianas nadie ha estado más tiempo junto a ti que yo.

- ¿Y Lilith?

- Es algo así como nuestra hermana mayor ... Pero yo he jugado más contigo ... y hemos sido amantes en más vidas.

- ¿En todas?

- No.

- ¿Cuantas vidas hemos compartido?

- No lo recuerdo.

- ¿Como que no lo recuerdas? ¿No aseguras que posees la memoria de todas las existencias? -exclamé fingiendo enfado.

- Sí, pero no me gusta tanto contabilizar como te encanta a ti. -sonrió y sacó la punta de su lengua en un gesto de burla.

- ¿Y la diosa Tanit? ¿Que fue de su culto?

- Con la llegada de los romanos su culto fue perdiendose poco a poco, sus santuarios fueron abandonados y olvidados. Aunque aún siguió siendo venerada en ciertas cuevas y fuentes a través de los siglos por algunos fieles devotos. Con la posterior llegada del cristianismo a estas tierras su imagen se transformó en el icono de una Virgen, que venía del mar o aparecía en una gruta, pese a que su esencia y misterio verdadero ya se había difuminado.

- ¿Y que queda de la auténtica Tanit?

- ¡Que queda! -exclamó mi amiga. Y gesticulando ostentosamente ... mientras reía y daba saltitos con mirada perdida dijo: - ¡Tanit ... está aquííí !. -me miró y añadió:- Sigo siendo su sacerdotisa, con su mismo nombre ... Ahora la encarno más que nunca... Ahora soy la propia Tanit. -afirmó mientras sus labios dibujaban una misteriosa e impenetrable sonrisa.

Tras pronunciar estas palabras se levantó en ese instante una fuerte brisa. Todo mi cuerpo fue abrazado por un aire cálido. Y los largos cabellos de Tanit, que ese día llevaba sueltos, ondearon cual si fueran una bandera desplegada o un flameante estandarte rojizo agitado por el viento.

Los rayos del sol hicieron que su melena levantada brillara como el fuego. Entonces Tanit, riendo dulcemente, se alejó deprisa en una ágil carrera, jugando con el aire que nos envolvía. Dio un saltito y una de sus prodigiosas volteretas laterales. Giró varias veces como un molino carmesí. A la tercera voltereta se paró y tras lanzarme desde la distancia un beso con sus labios corrió hacia el mar y se sumergió de inmediato cual si fuera una sirena.

- Eres su sacerdotisa -pronuncié en voz baja-, pero si el Mal o la Fuerza Oscura regresa ... ¿ podré hacer algo esta vez para protegerte?

Corrí hacia el agua y nadé en el líquido azul hasta llegar junto a Tanit.

 

 

 

 

1. No estaba seguro de creer a mi amiga. Quizá trataba de disimular o tapar el hecho de que los cartagineses ofrecían la vida de sus propios infantes para conseguir la gracia y el favor de sus dioses. Se han encontrado en el actual Túnez cementerios de estos niños supuestamente sacrificados a los dioses púnicos. Tal vez los cartagineses trajeron este sanguinario rito procedente de su tierra madre, la antigua fenicia, situada en las costas orientales del Mediterráneo. En aquella época lejana era común en algunas religiones sacrificar a los dioses a uno de los propios hijos.

Aunque también podría ser lo que decía Tanit y que fueran los enemigos de Cartago (romanos y griegos) los que propagaran una patraña que desprestigiara a la civilización púnica, su mortal rival. Y en cualquier caso no es menos cierto que también las religiones modernas monoteístas, aunque de otra forma, han sacrificado y destruido vidas humanas en nombre de sus dioses. Cristianos, musulmanes y judíos han torturado y asesinado muchas veces a lo largo de su historia en nombre de su dios y de sus creencias a muchos, incontables, herejes e infieles. Así que no veo mucha diferencia entre unas y otras religiones, pues matar en nombre de un supuesto dios es igualmente abominable en todos los casos, sea cual se la modalidad en que arrebata una vida ajena que no  nos pertenece. De esta misma manera los púnicos podían estar sacrificando niños a sus dioses creyendo que esta ofrenda les agradaría en grado sumo y sin embargo esta interpretación sería un error de los humanos y no un verdadero deseo de los supuestos dioses. Este error parece ser común tanto en algunas religiones antiguas como en las contemporáneas.

Tal vez los viejos dioses púnicos, de haber existido realmente, nunca solicitaran vidas humanas, pero en aquella época algunos entendieron que sí, y tal vez por ello los erróneos y crueles sacrificios. No obstante Tanit sostenía que era falso, que las vidas de niños nunca se ofrecieron a los dioses púnicos, tan sólo se enterraba a esos infantes bajo su protección y que su muerte había sido natural. Defendía que únicamente se hacían sacrificios con animales en los altares.

Fuera la verdad cual fuese tampoco me importaba mucho, pues en cualquier caso somos los humanos los que creamos a los dioses con nuestro pensamiento y nuestras ideas. La diosa Tanit fue el producto de una cultura y de una época, un arquetipo ideado por las mentes conjuntas de una civilización pasada. Desde el punto de vista de la ciencia serían un producto de nuestro cerebro, una idea sin nada real detrás más que una línea de pensamiento dentro de una cultura.

Mas Tanit sostenía que el pensamiento y la energía se hallan unidos, y que las ideas existen realmente como energía, y que las ideas a veces preexisten antes que el ser humano, pues los humanos somos a su vez plasmación de ideas en el espacio-tiempo. La materia es la que en sí misma no existe, aseguraba, pues todo es un flujo de mente y energía que nosotros percibimos como el mundo de las cosas sólidas, de la vida y de la muerte.

 

 

Sacerdotisa de Tanit en el arte minoico de la isla de Creta, aquí como Señora de las Serpientes. Sobre su cabeza el gato de la diosa, símbolo totémico que también utilizaban las diosas de Egipto, y que posteriormente durante la ominosa época cristiana fue representado e incorporado como animal maldito acompañante de las perseguidas brujas medievales (las odiadas adoradoras de la Diosa de la Naturaleza, los Bosques o la Luna, último reducto de la vilipendiada divinidad femenina - aparte del misterioso Santo Grial, claro-)

 

 

 

 

 

Distintas milenarias representaciones esquemáticas  de Tanit que repiten el mismo motivo simbólico a lo largo de todo el Mediterráneo: el triángulo o cono como base, los brazos extendidos y la coronación lunar..

LOS DIOSES PÚNICOS

 

LA SACERDOTISA DE TANIT

LA SACERDOTISA DE TANIT (2)

 

TANIT Y LA CULTURA PÚNICA

 

El Portal de Tanit

 

 

 

 

 

 

WEB DE LAS GUARDIANAS

WEB DE LA DIOSA

 

 

 

 

 

 

 

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque los brazos extendidos o extendidos y levantados los antebrazos es muy común, la posición de los brazos representando una doble uve o W es la mejor,  pues en este caso se prefigura el símbolo cósmico de la serpiente, que también aparece reflejado en la misma constelación del cielo nocturno. Por el contrario las vírgenes cristianas (sometidas al superior poder patriarcal) suelen llevar los brazos más pegados al cuerpo.

 

Kababelan enero 2006

Contador de Visitas
Contador Gratis