TANIT Y LA CULTURA PÚNICA

 

 

 

 

 

 

Las sacerdotisas de la Diosa han sido veladas. Más la Diosa sigue existiendo en el interior profundo de la mente, pues Ella es la sustancia trascendente de la materia y del cosmos, es la esencia de la psique y del tiempo. Los antiguos la llamaban: la Gran Madre o la Señora; la Diosa Madre o la Madre del Mundo; la diosa Natura, Isis  e infinidad de nombres.

Contador de Visitas
Contador Gratis

Kababelan

enero 2006

EL CÍRCULO DE LAS GUARDIANAS DEL GRIAL

CUARTO LIBRO: EL CICLO DE LA SACERDOTISA

Evocación de una sacerdotisa lunar de Tanit.

Otra evocación de una sacerdotisa lunar de Tanit.

 

Estela de Tanit

 

moneda con Tanit

 

Palmera y caballo, símbolos de Tanit

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En las riberas del Mediterráneo, durante la Edad del Bronce, el misterioso Pueblo del Mar unió todas las culturas desde las costas de Creta, Grecia, Canaan y Egipto hasta las costas itálicas, norteafricanas e iberas con sus diversas culturas sucesivas. Unos piensan que la civilización nació en Oriente, otros que en Occidente. Los egipcios y griegos hablaron de una antigua cultura, de nombre desconocido, que les había precedido en tiempo y esplendor, y que luego había desaparecido bajo las aguas.

Antes de la llegada de los pueblos indoeuropeos, de tradición solar, casi todas las culturas seguían una mitología de culto lunar, donde una diosa era su divinidad principal.

En el tiempo en que confluyeron ambas tradiciones y la una sustituyó a la otra (primer milenio antes de Cristo) existió el culto a una diosa denominada Tanit, aunque en las tierras ribereñas del mediterráneo septentrional y oriental recibió otros muchos nombres: Isthar, Isis, Astarté, Astorat, Asherah, Shekinah, etc. O simplemente la Señora de la Serpiente, la Diosa Celeste, la Diosa del Mar, la Señora de la Tierra y del Inframundo, etc. Era una diosa de la vida, el amor,  la  muerte y la regeneración. Con la llegada de los indoeuropeos (griegos, romanos, celtas, etc) la fraccionaron en múltiples aspectos, atribuyendo cada uno a una diosa.

Pero volvamos al Mediterráneo, en cuyo centro maravillosas islas recibieron el culto de la diosa Tanit. Entre ellas mencionaremos a las Baleares, que durante un tiempo conservaron santuarios de la diosa. Cuando la civilización cartaginesa, que había abrazado el culto a Tanit, desapareció destruida por Roma, también  la diosa del  mar, de la luna y de los cielos perdió sus templos sustituidos por los dedicados a los dioses de los vencedores.

 

Nada quedó de la civilización cartago-fenicia. Roma destruyó sus ciudades y toda muestra de su arte. No han sobrevivido por tanto las estatuas de sus dioses,  ni sus templos o palacios.

Islotes de las Baleares durante un crepúsculo (isla Dragonera).

 

Los bellos paisajes de las islas Baleares.

Tanit fue representada de muy diversas maneras según épocas y culturas, y también a veces se varió su nombre, pero siempre podemos reconocerla de alguna forma pues no pertenecía al grupo de las futuras nuevas diosas indoeuropeas. Tanit es mucho más antigua ... y podríamos decir que nace en la noche de los tiempos.

Sacerdotisa o diosa danzante, bajo el signo de la luna y el cielo estrellado. Milenaria pintura norteafricana perteneciente a la vieja cultura bereber con la que se encontraron y fundieron los fenicios de Cartago. Los adornos con flecos colgantes representan a la lluvia. Es una figura femenina que baila, se halla tatuada y sus pechos oscilan libremente. Según los antropólogos representa a una diosa en movimiento. Sus brazos levantados en W tal como la tradición visiona el concepto de la diosa madre o creadora.

Tanit en el arte minóico de Creta, Edad del Bronce. Acompañada de los símbolos de la serpiente y el gato (coronando su cabeza), es decir sabiduría y magia. Pechos libres manifestando su poder. Según la tradición los pechos de la diosa crearon el universo, que es producto de su leche cósmica, de ahí el concepto de las estrellas como gotas de la divina leche, y el universo visible denominado Vía Láctea, es decir el celeste camino de las estrellas o de las gotas lácteas de la diosa creadora, ya que el cosmos no es más que su creación. Este maravilloso y acertado concepto religioso fue suplantado posteriormente por la abominable y pervertida idea de un supremo dios macho creador, de cuya masturbación cósmica o teológica -es igual- surgió el universo. La Naturaleza es femenina y todos los senos creadores son femeninos. Lo masculino es sólo circunstancial y complementario y no al revés. Es el principio masculino el que se introduce dentro del femenino y no lo contrario. Las religiones patriarcales son una perversión teológica antinatural. El principio masculino desconectado del femenino (que es la única razón de su existencia) se vuelve estéril y destructor. Por eso el planeta se halla bajo una fase biológicamente degenerativa y abocado al Apocalipsis (entendido como holocausto) de la antaño espléndida Naturaleza. El predominio del arquetipo masculino en la mente humana (incrustado en las mentes de hombres y mujeres) origina una sombra ciega fanática y destructora, tal como la que se ha cernido y actualmente se cierne sobre la convulsa sociedad humana. Es necesario recuperar el equilibrio con el arquetipo femenino desterrado para establecer la armonía interna y externa. El Santo Grial es la búsqueda de ese arquetipo perdido en la profundidad del bosque oscuro de nuestra mente. 

Símbolo esquemático de Tanit, su pictograma. Probablemente de aquí surgió el ank de los egipcios y derivado de  él se creó tal vez el icono femenino moderno o signo de Venus. 

Petroglifos de Tanit. Aquí ya aparece incorporado el símbolo lunar que la cubre.

Evocación  moderna de una sacerdotisa de Tanit, como diosa de la luna y del amor. Aquí una figura melancólica desnuda se halla sentada sobre una lápida en la naturaleza con la efigie en piedra de una luna creciente. La delicada joven lleva una plateadas alas,  secas al igual que el paisaje del que emana una sensación nostálgica y de muerte. Simultáneamente la pintura posee una belleza triste que quizá representa la religión perdida de la Diosa. Aunque se prefigura su retorno con el eterno firmamento lunar celeste de fondo.

Dama de Baza: Aquí aparece una representación funeraria de Tanit como diosa de la muerte. En esta figura están enterradas las cenizas de un difunto, entregadas a la protección de la diosa.

La misma diosa funeraria hallada en una tumba en Baza. Lleva en la mano izquierda un pichón, símbolo de la vida, y se halla sentada en un trono con alas y garras de león, símbolos de su poder sobre el cielo y la tierra. El trono como vehículo divino donde la diosa puede viajar entre los  mundos.

Dama de Galera. Esta es una representación primitiva de la diosa como fertilizadora. De sus pechos manaría la leche que llenaría de vida y abundancia el cuenco que sostiene con sus manos.

La dama de Elche. Aquí la diosa o su sacerdotisa está representada con dos grandes ruedas que adornan su rostro. La rueda es un símbolo del tiempo y de la eternidad, la regeneración o la reencarnación en  muchas culturas.

Damas oferentes en el arte íbero.

Guerrero íbero.                      divinidad etrusca

 

La diosa Tanit en monedas cartaginesas.

 

 

 

La efigie de Tanit en un libro italiano actual que versa sobre el vino.

El sueño de la diosa del  mar.

 

El imperio cartaginés frente a la República de  Roma durante la etapa central de las guerras púnicas. Aquí aparece el momento entre la primera y la segunda de estas guerras, cuando Cartago ya ha perdido los territorios en rayado verde (Córcega, Cerdeña y Sicilia)

 

Arte romano

 

 

 

Estela con Tanit

paisaje ibicenco.

Entrada a la cueva-santuario de Tanit en Ibiza (cueva de Culleram).

 

 

 

 

 

 

 

Deméter con serpientes y espigas.

 

Asherah con serpientes                                          

  

 

 

 

 

 

 

 

 

   Petroglifo de    Tanit

 

 

                                            Estela de Tanit

 

 

 

 

 

 

 

Estelas de Tanit

 

 

Distintos bustos de Tanit. El recipiente sobre la cabeza debía ser tal vez utilizado en las ceremonias para quemar sahumerios o aceites, pues se trata de figuras rituales.

EL FIN DE CARTAGO: CAPITAL DEL IMPERIO PÚNICO.

Cuando durante la tercera guerra púnica Cartago fue definitivamente vencida, los romanos sometieron a esclavitud a todos sus habitantes supervivientes tras su rendición. El odio de Roma por la temida ciudad rival secular era tal que Publio Cornelio Escipión (el general romano victorioso) recibió la orden de destruir totalmente la derrotada y vencida ciudad. Sus templos, estatuas, palacios, edificios, mansiones, murallas ... todo, absolutamente todo, debían ser demolidos hasta convertirlos en polvo. Tras esto Escipión mandó arar el gran campo desolado en que ahora se había convertido la antaño poderosa y orgullosa Cartago. Y al tiempo que se araba ese gran campo desierto se fueron mezclando con la tierra cientos de toneladas de sal, para que todo se convirtiera para siempre en estéril y yermo, y  nadie jamás pudiera vivir ya sobre esa tierra que fue la ciudad magnífica y riquísima de Cartago. Nada quedó por tanto de su pasada gloria (ni templos, ni dioses, ni palacios) salvo su memoria transmitida por los  mismos vencedores.

Las ruinas de la ciudad de Cartago que visitan los turistas en Túnez no corresponden a la original Cartago púnica, convertida en polvo y sal, sino a una Cartago romana que fue levantada siglos después ya bajo el dominio de la Roma imperial, muy cerca de donde se había hallado antaño la odiada y gloriosa metrópoli enemiga.

 

 

 

LOS DIOSES PÚNICOS

ANEXO DIOSES PÚNICOS

LA SACERDOTISA DE TANIT

 

LA SACERDOTISA DE TANIT (2)

 

TANIT Y LA CULTURA PÚNICA

 

El Portal de Tanit

 

 

 

 

 

 

GALERÍA 

 

WEB DE LAS GUARDIANAS

WEB DE LA DIOSA

 

 

TANIT DIOSA DE LOS CIELOS O UNA SACERDOTISA DE TANIT.

KABABELAN ENERO 2006

Contador de Visitas
Contador Gratis